La llegada de la impresión 3D

La impresión en tres dimensiones (3D) o manufactura aditiva está en boca de todos, es el fenómeno tecnológico del momento. Y con razón. Hay quienes la consideran la tercera revolución industrial. La tecnología tiene su origen en los años 80, no es un concepto novedoso. Su reciente popularización es debida en gran medida a la reducción de los costes, el avance de la tecnología y la adopción de nuevos materiales. La extensión de su uso y su empleo industrial podría convertir a la impresora 3D en el siguiente hito tecnológico.

La expansión de la impresión 3D

El futuro de la impresión 3D es prominente. Predicciones estiman que para el año 2016 la industria de la impresión 3D moverá unos 3.100 millones de dólares. Como ejemplo, en Kickstarter un proyecto para crear una impresora 3D asequible y profesional logró recaudar el año pasado casi tres millones de dólares.

La impresión 3D no viene sola, combinada con el escaneo 3D podemos reproducir objetos como si de una fotocopiadora 3D se tratase. En la imagen podemos observar la gran precisión de ambas técnicas combinadas. Hay que tener en cuenta que a la tecnología aun le queda camino por recorrer por lo que las expectativas son muy grandes. Las posibilidades son infinitas.

Escaneo y impresión 3D

Proceso de réplica de un modelo real

Aplicaciones notables

Los campos sujetos a la adopción de esta tecnología son numerosos. Uno de los más impactantes por sus dimensiones es la construcción 3D. Ya existen robots que utilizan la impresión 3D para crear estructuras con vistas a automatizar el proceso de construcción. Instituciones como la ESA ya ha visto las grandes oportunidades que ofrece esta tecnología para crear asentamientos lunares. Otras posibles utilidades de esta técnica sería la construcción rápida de estructuras de emergencia o en lugares en desarrollo.

Construccion 3D

Representación de una construcción mediante impresión 3D

Los talleres de impresión 3D son ya un hecho. Ponoko es una plataforma y taller que ofrece servicio de impresión digital a domicilio además de ofrecer un escaparate digital para compradores. Puedes subir un diseño 3D, elegir un material y ellos crean y distribuyen los productos.

Otra de las principales aplicaciones en el ámbito industrial será en las empresas de fabricación, donde la impresora 3D sin duda aportará gran versatilidad en la producción y probablemente se termine convirtiendo en una pieza clave en muchas manufacturas.

Propiedad intelectual

Si bien hoy en día los mercadillos son el foco de atención de algunas grandes empresas para evitar la falsificación de sus productos, lo que está por venir sin duda será un gran problema añadido. Con la inminente popularización de las impresoras 3D nos encontraremos muy probablemente con un caso análogo, salvando las distancias, al de las discográficas. Los diseños digitalizados, como cualquier otro contenido digital, estarán sujetos a la libre circulación en la red tal y como lo hacen hoy en día los libros, la música y el software. Esto despertará las alertas de otros sectores que hasta ahora eran indiferentes ante la libre circulación de contenidos digitales en internet y presumiblemente se aliarán a los veteranos en la lucha contra la copia digital. Estas empresas probablemente criminalicen la impresión 3D y la denominen como piratería 3D.

Hardware libre

Por suerte, los entusiastas de la filosofía libre y del open source siempre van un paso por delante y el movimiento del hardware libre va adquiriendo cada vez más fuerza y adeptos. Este movimiento es una extensión de la filosofia del software libre al hardware.

El ejemplo más notable a mi juicio es el de la impresora 3D RepRap. Esta impresora tiene la característica de que es autoreplicable, es decir, ella misma puede generar otra copia. Tiene la particularidad de que hay modelos de bajo coste con un coste inferior a 1000€.

RapRap Pro Mendel

RepRap Pro Mendel

Conclusiones

La impresión 3D es una realidad con gran futuro. La introducción de esta técnica en la sociedad sin duda será un paso más hacia delante en la automatización de los procesos productivos. Además, aportará mayor flexibilidad a las empresas y sin duda será un potenciador de la innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.